Loading

Sé que es la segunda entrada que titulo con una pregunta (la primera es la anterior, “Canción de Fuego y Hielo: ¿historia de un fracaso anunciado?”), pero es la mejor manera que se me ha ocurrido de plantear esto.

Si uno rasca un poco en la blogosfera española, se encontrará muchos blogs dedicados a juegos de rol. Yo sigo unos pocos: Aventuras en la Marca del Este, El Círculo de Zerom, La Frikoteca, Diario de un Friki y Devil Team Blog, conBarba, El Contemplador, FrankenRol y La puerta de Ishtar. Y sí, aunque no lo parezca, son sólo unos pocos: hay muchos, muchos más. Está claro que los frikis somos un colectivo numeroso y amigo de colgar nuestras peroratas en Internet.

Por cada uno de esos blogs hay un juego de rol en proyecto, realización o (como los casos de Aventuras en la Marca del Este y conBarba) distribución. Uno como mínimo, porque lo normal es que haya más. Las temáticas son variopintas, pero la mayoría tiran por la rama de la fantasía medieval o antigua. Qué se le va a hacer: el “Señor de los Anillos” y “Dungeons & Dragons” hicieron mucho daño en la generación que se crió durante los 80. Somos productos de nuestro tiempo.

Y la cuestión es: ¿dónde está la gente que va a jugar a todos esos juegos?

Hace poco, en conBarba hablaban de cuántos ejemplares habían vendido de Donjon, un retroclon de D&D. Citando:

Esto hace que llevemos entregados 191 ejemplares de los 306 impresos […] Esto quiere decir lo que parece: que Donjon se está vendiendo excepcionalmente bien para las previsiones que habíamos hecho.

Ojo a los números: Donjon se ha vendido bien, y aún así sólo han sido 191 ejemplares. Los juegos de rol ya no se venden como antes, cuando JOC imprimía miles de ejemplares de “El juego de rol de la Tierra Media”.

No es justo usar un juego minoritario como Donjon como ejemplo, pero sirve para hacerse una idea de qué números se manejan en las pequeñas editoriales que crean o traducen juegos de rol en España. No sé cuánto habrá vendido la caja roja de “La Marca del Este”, pero sería muy interesante saberlo: es muy conocido en el mundillo español (o al menos, suena mucho en los blogs que sigo) y sería más representativo.

Voy a suponer que estas 191 copias de Donjon no son el primer juego de rol de todos los compradores. Los aficionados a los juegos de rol, que somos bichos codiciosos como los dragones que matamos en nuestras partidas, tendemos a acumular manuales. Así que una buena parte de estas copias seguro que han sido compradas por el mismo grupo de “Directores de Juego” (o “DJs”) de siempre. O sea, que no todo han sido clientes nuevos, sino también los mismos que estábamos antes. ¿Cuántas personas “reales” hay detrás de esas 191 copias? Más aún: ¿cuántos jugadores van a jugar con esas 191 copias? ¿Cuántas no acabarán en las estanterías de DJs que ya no juegan, pero siguen comprando manuales “por los viejos tiempos”?

Y sin embargo, cada vez hay más juegos. Con la distribución a través de Internet, la explosión de los retroclones y la aparición de juegos “libres”, o versiones más o menos liberadas de sistemas usados en juegos conocidos (como el d20 de Wizards of the Coast o el Basic Role Playing de Chaosium), es muy fácil inventarse una ambientación y usarlos para el trabajo sucio (la parte de los números). Hay gente que también se inventa sus propios sistemas, pero no son la mayoría. Además de todos los juegos comerciales, tenemos todos esos juegos creados por aficionados y que se distribuyen gratuitamente en Internet.

¿Quién va a jugar a esos juegos?

Tenemos decenas de nuevos juegos de rol, pero el número de jugadores sigue siendo el mismo, o quizás menor. No soy un juez objetivo porque yo ya he llegado a esa barrera de los treintaytantos, combinada con la vida familiar, que acaba con la carrera “rolerística” de tantos jugadores. No sé si viene gente detrás, chicos más jóvenes que todavía siguen reuniéndose las tardes de los fines de semana para tirar los dados y discutir sobre lo difícil que es atravesar la puerta de una diligencia con una espada, cuánto puede saltar una persona no entrenada o la mejor hora para cazar trolls. Teniendo en cuenta la cantidad de juegos online (tipo World of Warcraft) que satisfacen las necesidades de aventura y acción de muchos jugadores, dudo que haya más jugadores de rol que antes.

Cada vez que veo algo como Embelyon o Ablaneda, hecho con tanto cariño y dedicación, o el esfuerzo que se está poniendo en la caja azul de la Marca del Este, o cuando pienso en hacer algo yo mismo, pienso: ¿para qué? ¿Quién va a jugar a esto que estamos haciendo? Ya no es cuestión de competencia, de si otros juegos son mejores, sino de demografía: ¿hay jugadores para tanto juego?

Eso no va a hacer que dejemos de inventarnos ambientaciones, sistemas de juego, personajes o historias. Para mí, al menos, no es una cuestión de hacer algo a lo que pueda jugar otra gente, sino de hacer algo a lo que a mí me hubiera gustado jugar. Entre las satisfacciones de los DJs se encuentra crear el mundo en el que se mueven los jugadores, y una vez que saboreas esa sensación es difícil dejarla de lado. A todos nos hubiera gustado ser escritores, pero sólo hemos llegado a DJs. Así que seguiremos por aquí, inventando mundos y reglas, detallando lugares y gentes que nadie más que nosotros y nuestros allegados conocerán.

No pretendo ser pesimista, pero no sé qué pensar. ¿Todavía existen jugadores de rol? ¿Juegan a rol los jóvenes de la generación Tuenti y iPhone/Blackberry? ¿Se extinguirá la afición con nosotros?

 

2 thoughts on “¿Hay más juegos de rol que jugadores?

  1. Llevas toda la razón, hay un montón de juegos de rol pero jugadores no hay tantos, y sobre todo jugadores de más de 30 años. Yo llevo un montón de tiempo buscando en la red, pero todo lo que encuentro es demasiado minoritario y esto hace que sea muy dificil montar partidas. Es una pena y la gente rolera treintañera deberíamos unirnos más, formando clubs o asociaciones culturales dedicados a rol. Espero que poco a poco y con la ayuda de internet podamos tener los roleros veteranos la posibilidad de asociarnos más.

    1. Antes de nada, gracias por el comentario 🙂

      Creo que es difícil organizar cualquier cosa para jugadores treintañeros. Solemos tener nuestra vida más o menos organizada, y sacar un hueco para jugar a rol a veces es imposible. Me parece que lo mejor es reclutar a adolescentes o veinteañeros, que son los que verdaderamente viven el rol y tienen tiempo para disfrutarlo. Los “mayores” deberíamos limitarnos a dirigir una aventura de vez en cuando, y jugar más que dirigir. Hacer de estrellas invitadas, vamos 😉

      Pero hasta eso es difícil. Quizás, mejor que en Internet, el sitio adecuado para buscar gente son las “tiendas frikis”: ésas en las que venden cómics y juegos de rol, además de otro “atrezzo” tipo figuras de acción, sables láser de pega, figuras para pintar, etc. Aunque en Internet hay más gente, con los que vas a jugar son los que tengas cerca geográficamente, y estos sitios suelen atraerlos 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top